0

Tel.: 973 22 10 20

El consumo de opioides crece en España

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) advierte del aumento del consumo de opioides en nuestro país.

Según la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), el consumo de opioides aumentó más del 83% entre el año 2008 y 2015. Parece que el problema se debe principalmente a la automedicación.

A pesar de que España cuenta con buenos controles y protocolos sobre estas sustancias, cada vez hay más personas que deciden utilizarlas como tratamiento para el dolor, pero sin prescripción médica y sin la supervisión necesaria.

Normalmente, estos medicamentos son utilizados como analgésicos. La morfina, la metadona, la oxicodona, la codeína o el tramadol son algunos de los opioides más conocidos. Muchos de ellos suelen utilizarse para aliviar el dolor causado por una lesión grave, una cirugía o por problemas de salud más graves, como es el caso del cáncer.

El problema del consumo de los opioides es que pueden provocar adicción y dependencia, e incluso puede derivar en una sobredosis. Este riesgo aumenta cuando no se hace un uso adecuado de estos medicamentos.


El peligro del consumo de opioides en dosis elevadas

Los medicamentos opioides suelen recetarse durante periodos cortos de tiempo y siempre bajo el seguimiento de un profesional médico. Sin embargo, cuando no se siguen las indicaciones dadas por el médico, las consecuencias pueden ser muy graves.

Los opioides suelen tener una serie efectos adversos que van desde náuseas, vómitos o mareos hasta somnolencia o estreñimiento. Su consumo en dosis elevadas incrementa el riesgo de adicción y, debido a sus efectos en la zona del cerebro que regula la respiración, puede llegar a producir depresión respiratoria o incluso la muerte. Este riesgo aumenta cuando mezclamos estas sustancias con alcohol u otras drogas.

Los números son alarmantes, ya que el porcentaje de sobredosis mortales ha aumentado en los últimos años. De ahí, la preocupación de los especialistas ante los datos sobre el consumo de opioides en nuestro país. Solo en EEUU, las muertes por sobredosis llegaron a 72.000 personas en 2017.


Prevención es la mejor solución para hacer frente al problema

La estrategia más eficaz para disminuir las negativas consecuencias del consumo de opioides es la prevención. La OMS recomienda limitar la venta inadecuada de estos medicamentos y reducir su prescripción médica en casos en los que su consumo no sea estrictamente necesario. Por supuesto, también es fundamental llevar a cabo un seguimiento médico durante los tratamientos. Pero además, los profesionales deben garantizar la disponibilidad de un tratamiento contra la dependencia de estas sustancias.



x
¡Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso de esta web. Así podemos mejorar tu experiencia de navegación y uso, además de poder mostrarte contenido publicitario de tu interés. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies. Aceptar