0

Tel.: 973 22 10 20

¿Cuáles son las drogas legales que producen mayor adicción?

Solemos relacionar drogas con la ilegalidad, pero lo cierto es que existen muchas sustancias consideradas “drogas” que pueden ser consumidas de forma legal. Hay que tener en cuenta que cualquier sustancia capaz de generar alteraciones en nuestro sistema nervioso es considerada como una droga.

El alcohol y el tabaco son las drogas legales más conocidas y consumidas por la población. Y aunque su consumo es completamente legal, no dejan de ser sustancias perjudiciales para nuestra salud y su consumo en exceso puede tener graves consecuencias.

 

Drogas legales más adictivas

Muchas de estas drogas pueden ser adquiridas de forma completamente legal en bares, estancos, farmacias o centros médicos. Algunas se consumen para buscar un efecto relajante y calmante o simplemente como estimulante. Pero todas tienen algo en común, y es que su uso indebido o en exceso puede provocar consecuencias tan graves como las drogas ilegales.

Alcohol

El alcohol es la droga legal más extendida y uno de sus mayores riesgos es que su consumo está muy aceptado. Pero esto no significa que no suponga un peligro para la salud. Esta sustancia deprime el sistema nervioso central y su uso excesivo puede crear tolerancia y dependencia.

Inicialmente tiene un efecto euforizante, pero posteriormente provoca visión borrosa, debilidad muscular, falta de atención, etc… Además de crear adicción, un consumo excesivo puede generar trastornos físicos y psíquicos, hipoglucemias, mareos, vómitos, coma etílico o incluso la muerte.

Nicotina

El tabaco, o más bien la nicotina, es una de las drogas legales más adictivas y una de las más peligrosas. Es una sustancia piscoestimulante y cancerígena que provoca una enorme dependencia física y psicológica.

La nicotina junto con otros componentes tóxicos presentes en el tabaco, como el alquitrán o el monóxido de carbono, son los causantes de muchas enfermedades: bronquitis, infartos, trombosis, cáncer, etc.

Opiáceos

Los opiáceos son sustancias naturales que se utilizan por su efecto relajante, calmante y analgésico. La codeína, la morfina o el fentanilo son algunos de los opiáceos más consumidos, pero deben tomarse siempre bajo prescripción médica.

Entre sus efectos adversos más comunes encontramos: sequedad en la boca, náuseas, dificultad para conciliar el sueño, cambios de humor o dependencia.

Benzodiacepinas

Las benzodiacepinas son sustancias que pertenecen al grupo de los ansiolíticos y somníferos. Algunos de los más consumidos en nuestro país son el Lorazepam, Lorematazepam o el Alprazolam.

Estas sustancias generan una gran dependencia y deben tomarse siempre bajo suscripción médica. El problema es que la automedicación es cada vez más común y la combinación de estos fármacos con otras sustancias, como el alcohol, puede tener graves consecuencias: deterioro cognitivo, comportamientos impulsivos o disminución de la habilidad para conducir.

Además, las benzodiacepinas pueden crear tolerancia y una misma dosis puede ir perdiendo sus efectos terapéuticos con el paso del tiempo.

Xantinas

Entre las xantinas más comunes encontramos la cafeína, la teofilina o la teobromina, sustancias presentes en el café, en el té o en el chocolate. Este tipo de drogas genera una alteración química en el cerebro que tiene efectos estimulantes en nuestra conducta, provocando también un aumento de los niveles de energía.

Son necesarias grandes cantidades para que estas sustancias puedan suponer un riesgo para nuestra salud. Y aunque no provocan una dependencia como tal, sí es cierto que en muchos casos pueden generar adicción y pueden llegar a crear tolerancia.



Etiquetas:
x
¡Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso de esta web. Así podemos mejorar tu experiencia de navegación y uso, además de poder mostrarte contenido publicitario de tu interés. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies. Aceptar