0

Tel.: 973 22 10 20

5 Falsos mitos sobre los controles de alcoholemia

Los controles de alcoholemia tienen a su alrededor una gran cantidad de mitos que prometen librar al conductor de una posible sanción. Descubre aquí las falsas creencias más populares y soluciones para volver a casa sin tener que conducir.

Mitos y creencias sobre los controles. Lo hemos escuchado en multitud de ocasiones durante nuestra adolescencia cuando alguno de nuestros amigos nos comentaba que un hermano mayor o un conocido de más edad, le había contado una técnica para no dar positivo en ningún control. Sorprende que pese al paso del tiempo, estos rituales siguen corriendo de boca en boca entre los jóvenes y no tan jóvenes.


Beber mucha agua. Uno de los mitos más populares se basa en que quién va a conducir debe ingerir grandes cantidades de agua con el objetivo de expulsar el alcohol mediante la orina. No obstante, el beber más agua no implica que nuestro hígado incremente su actividad a la hora de eliminar las toxinas presentes en el alcohol por lo que este plan no va a funcionar.


Hacer ejercicio físico. Esta creencia señala que si se realiza ejercicio físico antes de hacer un test de alcoholemia la tasa de alcohol en sangre disminuirá. Sin embargo, la verdad es que por muchas flexiones, sentadillas o carrera que haga el sujeto no se librará de la correspondiente sanción por circular bajo los efectos de la bebida.

Comer para bajar los efectos del alcohol. Otro de estos rituales apunta que el ingerir alimentos ayuda al cuerpo a absorber más rápido el alcohol y así librarse de dar positivo en un control. No obstante, todo lo que bebamos terminará en la sangre, de forma que tampoco se evitará la sanción si se pone en práctica este mito.

Esperar un par de horas para conducir. Esta creencia defiende que si vamos a conducir debemos dejar de beber un par de horas antes del momento en el que tenemos previsto coger el coche. La realidad, es que esta creencia depende del metabolismo de cada uno y de la cantidad de alcohol ingerida ya que lo más común es que el organismo elimine 0,20 gramos/litro cada hora.

Soplar diferente: Otra de las creencias más extendidas defiende que si el conductor/a sopla despacio no dará positivo. Este mito ya ha sido desmentido por las autoridades en varias ocasiones ya que no existe forma de soplar en la que si alguien ha bebido marque menos en un alcoholímetro.


x
¡Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso de esta web. Así podemos mejorar tu experiencia de navegación y uso, además de poder mostrarte contenido publicitario de tu interés. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies. Aceptar